¿Cómo debo tomar los suplementos de Beta Alanina?

¿Cómo debo tomar los suplementos de Beta Alanina?

En nuestra última entrega hablábamos de cómo la Beta Alanina incidía directamente en los niveles de Carnosina en nuestro organismo y veíamos cómo esta molécula podía aportar notables beneficios a nuestro entrenamiento y por lo tanto a nuestros resultado.

Como ya comentábamos, la Beta Alanina está indicada para prácticamente cualquier deporte pues una de sus principales ventajas es la reducción de la fatiga muscular. Y aunque muchos complejos ya incluyen una suplementación con Beta Alanina, lo cierto es que no hay nada como tomarla aislada para obtener resultados verdaderamente espectaculares.

En el caso del culturismo los estudios que se han realizado al respecto sugieren el consumo de Beta Alanina para realizar cargas de ejercicios de una repetición máxima con intensidades del 80% y descansos inferiores al minuto. En general, los mejores resultados se obtuvieron en sesiones de entrenamiento con pocos periodos de descanso pues es ahí cuando se pone de manifiesto todo el potencial que este suplemento desarrolla contra la fatiga. En sesiones con descansos de dos o tres minutos los cambios no fueron significativos.

En deportes de fondo como el ciclismo o el atletismo la Beta Alanina se ha demostrado eficaz para mejorar el rendimiento de la Capacidad Aeróbica Máxima antes de que haga su aparición la fatiga muscular. En concreto las investigaciones en materia de rendimiento deportivo apuntan un aumento del 16% de la resistencia para aquellas personas que habían utilizado Beta Alanina para suplementar su dieta.

Diversos estudios sitúan la dosis óptima de Beta Alanina en el rango que va desde los 2 a los 6 gramos al día con un periodo de carga de 28 días. ¿Esto qué significa? Pues que para alcanzar unos niveles óptimos de Beta Alanina en nuestro cuerpo y de Carnosina intramuscular debemos tomar la cantidad de suplemento recomendada durante al menos 28 días. De este modo nuestro organismo mantiene llenas sus reservas y se encuentra en una situación óptima para dar lo mejor de nosotros mismos.

Puede ocurrir y es bueno saberlo que en personas hipersensibles la Beta Alanina puede ocasionar algunas molestias como picores o enrojecimiento de la piel. Si esto ocurriera no debemos alarmarnos ya que se trata de un proceso absolutamente normal fruto de unión de la Beta Alanina y la histidina para sintetizar las moléculas de carnosina. Si queremos reducir o eliminar totalmente estas molestias tenemos dos opciones; Reducir levemente las dosis hasta que las molestias desaparezcan. La otra opción es dividir la dosis en pequeñas tomas de aproximadamente un gramo las cuales ingeriremos cada tres horas. De esta manera nuestro organismo no reaccionará. De hecho, lo ideal es comenzar a tomar Beta Alanina así, poco a poco, de manera que podamos ver cómo responde nuestro cuerpo.

Share this:

Leave a Reply