Opciones para hacer tus desayunos más sanos y variados

Opciones para hacer tus desayunos más sanos y variados

Suena el despertador y de un salto (o después de remolonear un rato) salimos de la cama. Nos aseamos nos vestimos y en muchos casos nos vamos de casa corriendo y sin desayunar. También puede ocurrir que nos levantemos sin apetito, pues muchas personas aseguran que su estomago está cerrado hasta que pasa un buen rato.

Sea como fuere, debemos tener en cuenta que el desayuno es la comida principal del día (aunque en ocasiones parezca le menos importante). Debe ser la comida más intensa pues es la que nos proporcionará la energía necesaria para afrontar el día y realizar todas las obligaciones que tengamos por delante. Un buen desayuno te hará rendir más en clase, en el trabajo o en entrenamiento, tenlo por seguro.

Dicho esto hoy queremos compartir con vosotros algunas sugerencias para que echaros una mano a desayunar sano sin perder la mañana.

Yogurt con…
El yogurt puede ser una excelente base para disfrutar de un desayuno saludable y rápido. Podemos optar por múltitud de alternativas por eso hemos dejado los puntos suspensivos.

Una opción seria poner en el vaso de la batidora un yogurt natural o griego con nuestra fruta preferida. Podemos usar frutas de temporada como fresas o melocotón u optar por un clásico presente todo el año como la manzana o la pere. Nuestro consejo es que experimentéis con diferentes frutas, que las mezcléis incluso hasta dar con vuestra receta ideal. Si queréis darle un toque crujiente podéis añadir almendras tostadas, nueces pipas de calabaza o granos de granada.

Otra opción muy clásica añadir al yogur copos de avena. Podemos mezclar un yogur con unos 50 gramos de proteína. Puedes alternar los copos de avena con tus cereales favoritos o incluso mezclarlos. ¿Quién te lo impide?
¿La mañana se te hace muy cuesta arriba? Sustituye la leche.
Un producto tan básico y popular también tiene sus contraindicaciones. Lo cierto es que no todo el mundo la digiere correctamente y muchas de estas personas no tienen diagnosticada una intolerancia como tal. Si es tu caso, si no te han diagnosticado una intolerancia alimentaria pero te sientes pesado tras tomar leche prueba a cambiarla. A día de hoy existen opciones sanas, nutritivas y deliciosas como la leche de soja o la leche de almendras. Haz la prueba y notarás la diferencia.
Las «recetas de siempre» nunca fallan
Tras estas dos propuestas que pueden ser algo más innovadoras no podemos olvidar los desayunos de siempre. Un zumo con una tostada es una excelente opción para comenzar el día. Así mismo puedes optar por una tortilla francesa e incluso por un pincho de tortilla de patatas si te ha sobrado de día anterior.

¿Y tú, qué desayunas?

Share this:

Leave a Reply