Monitoriza tu entrenamiento y mejora tus resultados

Monitoriza tu entrenamiento y mejora tus resultados

Hay una cosa que está muy clara, lo que no se puede medir no se puede evaluar, lo que no se evalúa no se puede mejorar. Pensad en un contrarrelojista que no tuviera cronómetro y por lo tanto no pudiera medir el tiempo que emplea en recorrer un determinado trazado. No sabría que si está mejorando o si está empeorando, tampoco podría saber si su marca le permite acceder a una determinada prueba, en definitiva estaría perdiendo el tiempo.

Por eso, si nos tomamos en serio nuestro entrenamiento debemos ser constantes y metódicos en monitorizar todos los aspectos relacionados con el mismo, con su evolución y con los resultados. De esta manera podremos ir evaluando el desarrollo del mismo, detectar los posibles fallos y paliarlos antes de que sea demasiado tarde.
Toma nota de tu rutina
Así no sólo debemos tener constancia escrita de nuestra rutina, también debemos anotar como se desarrolla cada sesión, peso utilizado, número de repeticiones, tiempo empleado, tiempos de descanso, etc. Así, si no vemos progreso en nuestros resultados podremos repasar que hemos estado haciendo. Quizás la carga fue muy liviana o tal vez no agotamos nuestros músculos, como sabéis todo influye.

Así mismo en esa especie de diario de sesiones podemos añadir otros datos que consideremos relevantes. Si un día estamos indispuestos, sentimos molestias de cualquier tipo o simplemente si estamos bajos de ánimo ya que estos datos son también importantes para avanzar en nuestra rutina.
Registra tus resultados
Y si anotar todo lo relacionado con nuestra rutina es importante, no debemos olvidar tomar nota de nuestro progreso. Quizás esta toma de datos no debe ser tan exhaustiva en el sentido de que no tiene porque ser diaria ya que las variaciones pueden ser mínimas entre un día y otro. Una revisión semanal puede ser más que suficiente para evaluar si nuestro progreso es el deseado o si por el contrario algo esta fallando.

En función de nuestros objetivos esta toma de datos sera diferente. Un culturista que busca ganar volumen no necesita los mismos datos que un contrarrelojista o un corredor de fondo. Por este motivo debemos seleccionar aquellos datos que para nosotros son relevantes.
Monitoriza tu dieta
Por último, no estaría de más llevar un control por escrito de nuestra dieta especialmente al principio. A veces sin darnos cuenta estamos «picoteando» alimentos que parecen inofensivos pero que pueden estar echando por tierra nuestros resultados. En este apartado podemos incluir las tomas de suplementos como proteínas, Beta Alanina, o Quemgrasas, de este modo podremos analizar como están influyendo en nuestros resultados.

¿Y con todos estos datos qué hacemos?
Pues por si solos quizás no tengan mucho valor. Por este motivo periódicamente debemos cruzarlos de manera que veamos como unos afectan a otros. Si detectamos una bajada de rendimiento tendremos que revisar nuestras rutina y nuestra dieta y ahí encontraremos las pistas para mejorar. Y al contrario, si realizamos algún cambio en la rutina o la dieta podremos consultar el rendimiento para comprobar si ese cambio fue positivo para nosotros.

¿Y tú? ¿Apuntas los datos de tu rutina?

Share this:

Leave a Reply