¿Te apetece comida rápida? Descubre algunos trucos para disfrutarla

¿Te apetece comida rápida? Descubre algunos trucos para disfrutarla

Hoy queremos dedicar nuestro artículo del blog a la tentación, esa enemiga común que a veces nos pone en serios aprietos a todos aquellos que tratamos de llevar un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada. Si amigos, la comida basura, el fast food o como queráis llamarlo gusta y gusta mucho y a veces nos resulta casi imposible decir que no a una suculenta hamburguesa, un trozo de pizza, un perrito o similar. Ya que como decimos no podemos evitar la tentación, bien porque nos apetece o bien porque hemos salido con unos amigos y hemos terminado aquí, veamos cómo podemos salvar los muebles y no hacer que nuestra rutina salte por los aires.

Si acabamos en un fast food por «accidente» no nos debemos alarmar pues tenemos algunos «aliados» que pueden echarnos una mano.

Apuesta por el pollo
En la mayoría de las cadenas de comida rápida disponen de bocadillos y sandwich de pollo y optar por ellos puede ser la mejor opción para no apartarnos en exceso de nuestra dieta. Debemos procurar que sea pollo a la plancha o parrilla evitando rebozados y fritos que suelen aportar gran cantidad de grasas. Además no olvidéis pedir que os lo sirvan sin mayonesa ya que la base de esta salsa es aceite y por lo tanto es contraria a la inmensa mayoría de las rutinas y dietas.

Otra opción es la típica Ensalada César con pollo a la plancha. El problema de estas ensaladas es que suelen ser una ración excesivamente pequeñas por lo cual sirven como aperitivo pero como plato principal por eso deberemos buscar un «segundo plato» para completar el menú. No obstante si optamos por una de estas ensaladas debemos vigilar cuidadosamente el aliño prescindiendo de la célebre «salsa césar» que resulta sabrosa y calórica a partes iguales. Es preferible usar aceite, vinagre y sal.

¿Menú completo? No, gracias.
En la mayoría de los locales de fast food o comida rápida el menú completo aporta en torno a la 1500 calorías y unos 50 gramos de grasas. Por este motivo, si tenemos antojo de hamburguesa podemos satisfacerlo pero prescindiendo de las patatas fritas, los aritos de cebolla, las alitas de pollo rebozado y todas esas cosas que solemos añadir. Además no olvidéis pedir vuestra bebida light o zero ya que aportan menos calorías que las normales.

Al hacer tu pedido no tengas reparo en solicitar que tu bocadillo o hamburguesa este a tu gusto. Ten encuentra que las grandes cadenas están acostumbradas a trabajar con multitud de personas con diferentes gustos, con alergias, con dietas, etc. Por este motivo no debemos avergonzarnos por pedir una hamburguesa sin rebozados, ni mayonesa, seguro que nos sois los primeros ni los últimos.
Cuidado con los quesos y las grasas.
Normalmente los quesos que se utilizan en este tipo de locales son quesos con un alto contenido en grasas ya que aportan más sabor y además funden mejor. por este motivo olvídate de las «Doble Cheese Burguer» en su lugar puedes añadir más tomate o más pepinillo para potenciar el sabor de tu hamburguesa.

En cuanto a la pizza, es obvio que no puede ser una pizza sin queso. Pero en ocasiones ocurre que la pizza es demasiado grasa de modo que al cogerla «chorrea» ese aceitillo tan rico y a la vez tan contrario a nuestros objetivos. Por este motivo no tengas reparo en escurrirla ya que cada caloría cuenta.

Dicho todo esto recuerda apuesta por las carnes magras, reduce las mayonesas y las bebidas azucaradas y si vas saltarte la dieta procura hacerlo a medio día para quemar esas calorías extras durante la tarde.

Share this:

Leave a Reply