¿Por qué se producen los calambres y cómo se evitan?

¿Por qué se producen los calambres y cómo se evitan?

Estamos seguros de que absolutamente todos los los que nos seguís en en blog y en nuestras redes sociales habéis sufrido en alguna ocasión un calambre. Aparecen por sorpresa pero se identifican fácilmente porque enseguida notarás como si una corriente eléctrica recorriera el miembro afectado.

Por lo general lo más común es que los calambres aparezcan en las piernas de quienes practican deportes de fondo como correr, nadar o montar en bicicleta. Suelen producirse al final del ejercicio, cuando el cansancio comienza a hacer mella pero también puede aparecer después de un momento especialmente intenso como un sprint.

Los calambres están íntimamente ligados a la pérdida de electrolitos. Durante la práctica deportiva nuestro cuerpo aumenta su temperatura y para contrarrestar esta situación se pone en marcha el mecanismo de sudoración. El sudor es principalmente agua pero sabéis que esta salado y en los ojos escuece por lleva gran cantidad de sales minerales disueltas, principalmente sodio, potasio, cloruro y magnesio. Estas sales son las encargadas de transmitir los impulsos eléctricos que salen de nuestro cerebro y que son los encargados de que los músculos se contraigan. Por consecuente, cuando los niveles de sales (electrolitos) disminuyen a causa de la sudoración se producen alteraciones en la transmisión de estos impulsos lo que en la práctica se traduce en contracciones musculares involuntarias y violentas, en calambres.

Los calambres no son peligrosos y en la mayoría de los casos desaparecen a los pocos segundos aunque en ocasiones el dolor y las molestias pueden prolongarse en el tiempo. Si se producen de manera recurrente o sin causa aparente (sin hacer grandes esfuerzos, al inicio de la sesión…) debes acudir al médico ya que pueden ser síntoma alguna patología más seria como la diabetes o el hipotiroidismo.

¿Se pueden evitar los calambres?
Desgraciadamente no hay ningún producto o técnica que evite al 100% la aparición de los temidos calambres. No obstante, podemos tratar de prevenir su aparición con unos sencillos consejos:

  • Mejora tu forma física: Aunque los calambres afectan a todos por igual, desde corredores aficionados a atletas olímpicos. Lo cierto es que mantenernos en forma es una buena forma de evitar los calambres. Entrenar de manera habitual y adaptar la intensidad de nuestro ejercicio a nuestro estado de forma ayudará a que nuestro organismo se adapte a nivel fisiológico para la actividad física. Hablando en plata, mantén engrasada tu maquinaria.
  • Mantente correctamente hidratado y cuida tu dieta: Como hemos dicho, los calambres y la deshidratación están íntimamente ligados. Por eso antes de la práctica deportiva bebe al menos un vaso de agua y come frutas y verduras que aportarán esas sales minerales que necesitamos (los plátanos van muy bien, no es un mito). Durante la sesión bebe pequeños sorbos antes de que aparezca la sed y si las temperaturas son extremadamente calurosas redobla la atención. En este apartado las bebidas isotónicas son unas grandes aliadas además en nuestra tienda online encontrarás diferentes productos que te ayudarán a recuperar electrolitos.
  • Calienta correctamente: El calentamiento es una parte fundamental para evitar lesiones y calambres. Sirve para que nuestro cuerpo pase de un estado de reposo o de actividad leve a una situación de actividad intensa. Por eso es importante que dediquemos el tiempo suficiente a calentar todos los grupos musculares que se verán afectados por nuestra sesión de entrenamiento o competición.

¿Qué hacer cuando sufres un calambre?

Un calambre nos obligará a frenar en seco nuestra sesión. En caso de sufrir un calambre nos centraremos en estirar la parte afectada. Si no podemos estirar nosotros de manera correcta podemos pedir algún compañero que nos ayude a estirar mientras masajeamos la zona dolorida. Si notamos un pequeño bulto no debemos preocuparnos, se trata de nuestro musculo que esta contraido al límite.

Además nos centraremos en rehidratarnos de manera correcta tomando alguna bebida isotónica rica en electolitos. Si no nos rehidratamos podríamos sufrir un nuevo percance.

Share this:

Leave a Reply