Las lesiones más habituales en el mundo del Crossfit

Las lesiones más habituales en el mundo del Crossfit

El Crossfit es una modalidad deportiva que surgió como entrenamiento para los militares y los cuerpos de seguridad del estado. Se trata de una práctica exigente que genera grandes resultados entre los que podríamos destacar

  • Pérdida de peso
  • Desarrollo de la fuerza
  • Incremento del tono muscular
  • Mejora de la capacidad cardiovascular

Una de las grandes ventajas del Crossfit es que es universal y escalable. Es decir puede ser practicado por todo tipo de personas siempre y cuando se ajuste el nivel de intensidad y exigencia a la circunstancias del deportista en cuestión. Este punto es fundamental para obtener resultados y lo que es más importante, practicar Crossfit de forma segura.

No podemos decir que el Crossfit sea una práctica deportiva de riesgo pero lo cierto es que, como en cualquier deporte las lesiones pueden mandarnos una buena temporada al dique seco. Conocer cuáles son las zonas más vulnerables y las lesiones más frecuentes puede ser un buen paso para tratar de evitar que una lesión dé al traste con nuestros objetivos. Las zonas del cuerpo más vulnerables a lesionarse con esta actividad son:

  • Hombros: En esta zona del cuerpo podemos sufrir una inflamación en el músculo supraespinoso, situado aproximadamente entre el omoplato y la clavícula. Esta provoca falta de tonicidad en los tendones, ligamento transverso del humero e inflamación del supraespinoso.

 Otra posible lesión es el pinzamiento del hombro el cual es una irritación e inflamación de los tendones que se manifiesta como un dolor agudo que se va agravando con el tiempo. Si no se recupera puede desembocar en la rotura del manguito de los rotadores.

El musculo subclavio, ubicado en la parte delantera oculto bajo el pectorar mayor también puede provocarnos molestias y dolores si se inflama debido a una sobrecarga.

  • Nervio radial: Es el responsable de la sensibilidad de la cara posterior y lateral de brazo y antebrazo, dorso de la mano y cuatro primeros dedos, y extensión y supinación de antebrazo, mano y dedos. En muchas ocasiones, puede resentirse como lesión reflejo del hombro.
  • Muñeca: Esta articulación puede resentirse si realizamos nuestros ejercicios con una carga superior a nuestra capacidad. Uno de los síntomas de una posible lesión en esta zona es una pérdida de flexibilidad en la articulación. En caso de que percibamos falta de flexibilidad y limitación en nuestros movimientos debemos parar el nuestra rutina, guardar reposo y realizar pequeños estiramientos para reestablecer la movilidad en la zona afectada. Dependiendo del grado de la lesión será suficiente con guardar reposo durante dos o tres semanas aunque este periodo se puede alargar. Si no apreciamos mejoría con el reposo y los estiramientos debemos buscar asesoramiento de un fisioterapeuta o un médico.
  • Rodilla: Las rodillas están entre las articulaciones que más sufren durante la práctica del Crossfit. Las posturas adoptadas para el levantamiento de pesos y la realización de ejercicios de impacto puede ocasionarnos sobrecargas y problemas en el tendón que se manifestarán en dolores de diferente grado en la parte posterior de la articulación.
  • Espalda baja: Es una de las lesiones más comunes en la práctica del CrossFit. Comúnmente está causada por una mala técnica al realizar movimientos de extensión de cadera rápidos o lentos, aunque también puede tener que ver con una errónea prescripción de peso, calentamiento insuficiente o falta de flexibilidad en los músculos extensores de la cadera.

Share this:

Leave a Reply